Menu

Siempre con la mirada puesta en el futuro, Xiraffa hunde sus raíces en un conocimiento profundo del oficio y del sector. Conscientes de que para conseguir la excelencia deben dominar la tradición de su profesión, no dudan en reconocer lo que le deben a su progenitor, un hombre emprendedor que les inició en lo que ahora se ha convertido en su pasión: la joyería.

El talento empresarial y el afán de superación personal son la mejor herencia que los hermanos Álvarez podían recibir. Fue su padre, Fernando Álvarez, el que los introdujo en el sector de la joyería, un mundo que los atraparía para siempre hasta convertirse en una forma de vida. A comienzos de la década de los cincuenta, Fernando Álvarez era ya todo un experto en el oficio. Una carrera que culminaría con la fundación de una de las joyerías más emblemáticas de la capital española, situada junto a la puerta del Sol, en el corazón de Madrid. Fue en Fernando Joyeros donde los hermanos pudieron poner en práctica su sólida formación empresarial y se adentraron en el negocio, conociendo de primera mano los entresijos de su oficio de la mano del mejor maestro: su padre.

Joyería Fernando

Avalada por una larga tradición joyera con experiencia empresarial, nace en 2003 la firma Xiraffa, que continúa hasta el momento escribiendo su propia historia. Exigencia y buen hacer, en una colección que conserva la calidad y el estilo tradicional apostando por sus propias ideas y adaptando el arte de la joyería a los nuevos tiempos.